¿Cuánto más?

​.-¿Me preguntas si te quiero? 

Preguntale a mi almohada. 

¿Cuántas noches no lloré por ti?

 ¿Cuántas noches no dormí por estar pensando en ti?

¿Cuántas noches más hacen falta?

Para que creas que este amor es verdadero.

¿Cuántos silencios más?

¿Cuántas lágrimas más?

Dime ¿Qué más necesitó sufrir? 

para que sientas el calor de esté amor, cuando mi amor quema como la viva flama del infierno.

“Fotos colgadas “.

​Te extraño, tengo ganas de 

Darte un beso y de mirar tus

Labios suaves, de perderme 

En tu mirada y de besar tu frente

Con el afán de protegerte.

De secuestrar tu cuerpo, y saciarme de el,

hasta terminar encantado. Y encontrar el

Deseo, que me mantiene 

Enamorado. Ese deseó de ser 

Algo, estando  juntos.

Y cruzar en la lejanía que nos

Mantiene esclavos, esclavos

Al deseo, esclavos a está pasión…

Que Dios nos dio a la vida, 

Para tener inspiración y así darnos alegría. 

La alegría que tengo, cuando 

Miro tu rostro, que recuerdo los 

Momentos, que pernecen en 

Fotos, fotos colgadas en los 

Cuadros… Para mirarlas cada

Mañana,

Para al fin despertar y pintar una mirada, que es tuya,

 y al fin… a mi  vida le da esa corazonada,  

Para encontrarte esta mañana.

Tú 3/5

​Siempre discutías por todo, tal vez ya era costumbre tuya quebrar todo a tu paso y esperar que alguien más lo arregle. No te voy a mentir, hoy salí a dar un paseo… Después de que discutimos esperando que cuando regresara ya estuvieras bien, o bueno, al menos eso esperaba después de lo que habíamos hablado ayer.-Pero como te dije ¡todo se te olvida de la noche a la mañana! Cuando regresé… Tú estabas con la misma actitud, nisiquiera porqué habiamos estado juntos todo el día de ayer, “amanecimos juntos”. Te miré mientras dormías, observe tu lindo rostro y besé tu frente. Vi cómo habrías esos lindos ojos llenos de luz, y como al despertar me abrazabas.- Nisiquiera por esas cosas que pasamos juntos puedes cambiar, siempre con una actitud negativa… Esperando que los demás solucionen todos tus problemas.  

Tú 2/5

Te fuiste acostumbrando a que siempre me disculpara hasta de las cosas que no hacia, estabas tan segura de ti misma… Tan centrada en ti… Que no te importaba lo que sentia.

Tan sólo tu egoísmo y tú, que sólo te hacia pensar en ti, dejando aun lado mis sentimientos y mi amor que era verdadero. Nuestros problemas cada vez eran más grandes… Y todos tenían que ver con tus inseguridades, que porqué volteaba a ver a otras personas, que porque las saludaba, que porqué no te decía donde estaba… De todo te enojabas. Y siempre “el culpable de todo, era yo” por hacerte enojar, claro como si yo te diera motivos para ser tan “paranoica”. 

Tú 1/5

​Todas las palabras que te di estuvieron de sobra. Realmente nunca me pudiste decir nada cuando te dije que me marcharía, sólo te quedaste callada, como cuando miras un atardecer, con ese mismo silencio te quedaste. Quizá esperabas a que me disculpará como de costumbre,  pero las disculpas siempre estaban demás, y como el frío del invierno, depronto, de la nada, el amor se dejó secar; tal vez necesitaba un “Lo siento” tuyo debes en cuando, no solo disculpas mías todo el tiempo…